Un codicioso estaba hablando con Dios y le pregunta

Un codicioso estaba hablando
con Dios y le pregunta:
-Dios cuanto es para ti mil año.
Y Dios le contesta:
— Un segundo.
Y un millón de peso.
Y Dios le contesta:
Un centavo.
Mesas un centavo.
A lo que Dios le contesta:
Esperate un segundo.

Dejanos Tu Comentario